Rutina de noche de una DIYer (2ª parte)

Buenos díastardesnoches:

Como lo prometido es deuda, aquí está la segunda parte de mi rutina actual de noche, hay quién predijo que sería más laboriosa que la primera (aquí) … y no le faltaba razón ;).

Merece la pena recordar que al realizar preparaciones con aceites vegetales y esenciales (aquí os explico la diferencia entre ambos) es natural no contar con todos los ingredientes si la receta es algo compleja. En tales casos será necesario realizar una versión más sencilla, bien sustituyendo ingredientes o bien saltándoselos. El resultado no será exactamente el mismo pero estaremos en el buen camino.

Por otra parte, no siempre las recetas más complejas son las mejores, con frecuencia “menos es más“,  así el cuerpo puede ir asimilando con facilidad los ingredientes nuevos y sus propiedades

La práctica nos llevará a investigar qué ingredientes se repiten en nuestros proyectos (aquí tenéis sugerencias de básicos),  así nos daremos cuenta de cuáles nos va a merecer la pena adquirir.

Y ya entrando en lo que nos ocupa, en esta segunda parte os comento los dos productos de tratamiento que estoy utilizando en esta rutina nocturna, (recordad que algunos ingredientes son pueden causar fotosensibilidad):

Sérum de noche

  1. Sérum de rosa Mosqueta (según receta de Simplepurebeauty) : ideal para una piez mixta madura como la mía. Consiste en mezclar:
  • 15 ml aceite de rosa mosqueta
  • 10 gotas de aceite esencial de incienso
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda

Es una receta sencilla, muy facilita de realizar y tremendamente útil para las que nos gusta y viene bien rematar con un sérum sin complicarse más la vida 😉

 

rutina
La súper crema para contorno de ojos es la primera a la derecha

5 . Contorno de ojos con… 10  aceites esenciales ! La receta original de Simple Life Mom incluye 11, pero entonces yo no tenía el de sándalo. Puede utilizarse también como mascarilla para la zona.

Esta preparación la realicé casi como reto personal y también para hacer un regalo …Aquí os dejo la traducción-explicación en resumen:

a) Calentar ligeramente la manteca de karité de manera que no se licúe totalmente, sino que se ablande un poco.

b) Añadir los aceites y batir hasta conseguir que se integren todos. Podéis añadir los que tengáis de la lista, aunque os quede una receta más sencilla.

  • 1/4 taza de manteca de karité
  • 2 cucharadas de aceite de almendras dulces
  • 2 cucharadas de aceite de hueso de albaricoque
  • 3 gotas de aceite de rosa mosqueta
  • 3 gotas de aceite esencial de zanahoria
  • 1 gota de aceite esencial de cedro
  • 3 gotas de aceite esencial de incienso
  • 1 gota de aceite esencial de mirra
  • 1 gota de aceite esencial de sándalo
  • 3 gotas de aceite esencial de limón
  • 5 gotas de aceite esencial de romero
  • 3 gotas de aceite esencial de geranio
  • 5 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 1 gota de aceite esencial de abedul
  • 3 gotas de aceite esencial de pomelo

Ya sé que la lista asusta XD pero por si alguien se quiere animar, aquí os la dejo.

Y vosotros ¿teneís algún ingrediente de este tipo en vuestra lista de deseos? la mía es bastante larga XD.

 

Que tengáis una buena semana y para los que estábamos deseando que llegara el frío al hemisferio norte, ¡enhorabuena!

 

 

 

 

 

El “fondo de armario” de los aceites

 

Buenos díastardesnoches:

Hace no demasiados años, una desesperada compañera no encontraba nada que le pudiese servir como hidratante sin producirle una desagradable sensación de grasa y brotes constantes de acné. Entonces fue cuando descubrió el aceite de avellana…y hasta hoy.

Una pequeña muestra de mi fondo de armario aceitil

Imaginemos la situación: hemos probado los aceites vegetales y esenciales, nos han ido bien, hemos empezado a investigar sus usos más allá de las mascarillas capilares y los hongos en las uñas: nos parece una buena idea hacernos con un fondo de armario que nos libre de todo mal…Pero antes de saltar sobre las estanterías (también virtuales) de las tiendas, nos preguntamos:  Y ahora ¿Por dónde empiezo?.

Aquí os propongo  una serie de aceites, basándome en mi experiencia personal y en la de gente cercana. Digamos que la clasificación basándose en la tendencia de la piel del rostro es orientativa, pero para nada estricta en muchos casos. No están todos los que son pero los que hay cubren un amplio espectro.

A) Para todos:

1.Aceites vegetales:

Aceite de oliva de calidad: seguramente ya lo tienes, que sepas que es una fuente de vitamina E fantástica.

Aceite de almendras dulces: uno de calidad se encuentra fácilmente en herboristerías y tiendas especializadas.

2.Aceites Esenciales:

Aceite esencial de lavanda: el todoterreno, relaja y ayuda a la integración suave de aceites en las preparaciones. De los mejores tolerados por pieles sensibles.

Aceite esencial de árbol de té: sabemos que es astringente del rostro y nos ayuda a combatir los hongos, pero eso es sólo la punta del iceberg. Puede ser un estupendo multiusos en nuestros viajes.

Aceite esencial de menta piperita: en preparados para despejarse y descongestionarse y muchas cosas más

Aceite esencial de romero: vigorizante, para recuperar músculos  y mentes cansados, se usa en preparaciones anticelulíticas y de tratamiento del cabello.

Aceite  esencial de geranio: fungicida, se utiliza también en preparaciones anticelulíticas y desodorantes…sus usos tienen un largo etcétera.

B) Para pieles jóvenes o grasas (también mixtas de cualquier edad)

1.Aceites vegetales:

Aceite de jojoba: es más bien una cera que se extrae de la planta correspondiente. Tiene la ventaja de que no se enrancia. Es muy ligero y fácil de usar

Aceite de avellana: también muy ligero y cómodo  para la piel

2. Aceites esenciales

limon
El aceite esencial de limón se extrae de la corteza. Uso este artilugio para extraer el zumo, que también es de una enorme utilidad

Aceite esencial de limón: astringente efectivo (con permiso del árbol de té), hay que usarlo con precaución, siempre diluido en un aceite vegetal y dejar a la piel descansar del mismo de vez en cuando.

C) Pieles maduras o secas

1.Aceites vegetales:

Aceite de rosa mosqueta (contienen una gran cantidad de vitamina C, regenera y alisa la piel)

Aceite de semillas de uva y aceite de aguacate: son muy nutritivos y regenerantes.

2.Aceites Esenciales:

Aceite esencial de incienso: nunca falta en mi armario, muy útil y versátil  para pieles maduras: aporta firmeza y luz.

 

aceite esencial incienso
Aceite esencial de incienso

Es importante hacerse con aceites de calidad: aceites vegetales vírgenes de primera presión en frío que conservan sus propiedades. También será imprescindible que adquiramos los aceites esenciales en lugares de confianza: herboristerías y tiendas especializadas en la venta de ingredientes para preparaciones.

En el caso de niños menores de tres años y embarazadas no se recomienda el uso de aceites esenciales: en todo caso se impondrá una consulta personalizada con el profesional competente en la situación de la más mínima duda, pues esta entrada tiene únicamente carácter informativo.

 

Esta es una pincelada general para nuestro”fondo de armario”.  Corresponde de forma personal ver cuáles son nuestras necesidades y cómo estas cambian también con el paso del tiempo.

 

Y vosotros ¿cuáles son vuestros favoritos? ¿echáis de menos algún aceite no mencionado?

¡Que tengáis una estupenda semana!

 

Mascarilla facial dual

Buenos díastardesnoches:
¡Que levanten la mano aquellos cuya piel del rostro y cuello sea igual en todas las zonas !…  a vosotros esta entrada quizás no os resulte de utilidad 😉
Para todos los demás, entre los que me incluyo -piel mixta en “zona T”, deshidratada en cuello y contorno de ojos, seca y acnéica en el resto del rostro: menudo tutti-frutti…- va dedicada esta elaboración de mascarilla facial polivalente: puede parecer farragoso en un principio, pero  sólo hay que usar algún cacharro de más y finalmente resulta práctico.

INGREDIENTES:

ingredientes 2

  • Aproximadamente 3 cucharadas soperas de arcilla blanca (podéis usar verde, yo prefiero la blanca)
  • Infusión fría de manzanilla (he utilizado caléndula esta vez)
  • 2 gotas de aceite esencial de árbol de té.
  • 2 gotas de aceite esencial de incienso (es un aceite regenerante, muy útil para la piel apagada)
  • Aproximadamente 4 gotas de aceite de semillas de uva (podéis poner un aceite de oliva de calidad en su lugar)

PROCEDIMIENTO:

1.Separar la arcilla en dos recipientes de cristal/cerámica a razón de 1 arcillacucharada en uno y 2 cucharadas en otro. Recordad que las arcillas nunca se trabajan con utensilios de metal. Como veis, he utilizado una botellita de agua cortada a modo de embudo.

2.Añadir poco a poco la infusión hasta que se forme una pasta.

 

3. En el vaso que contiene 1 cucharada de arcilla, añadir el aceite esencial de árbol del té, mezclar bien. Obtendremos una mascarilla para piel grasa-mixta..

proceso4.En el vaso que contiene 2 cucharadas de arcilla, añadir el aceite esencial de incienso y el aceite de semillas de uva, mezclar bien. Obtendremos una mascarilla para piel normal-madura.    (He utilizado cucharas de medición diferentes para distinguir las mascarillas… ¡no sea que las vaya a aplicar al revés! :D)

5. Con unas espátulas o con brochas , aplicamos con cuidado la mascarilla de árbol de té en nariz, frente y barbilla y la mascarilla de aceites de incienso y semillas de uva en el resto del rostro y cuello. Evitaremos en todo caso aplicar mascarilla en el contorno de los ojos. Si tenéis la piel sensible, haced una prueba en una pequeña zona.

6. Retirar suavemente al cabo de unos 20 minutos con agua (o infusión tibia)

 

ALGUNAS COSILLAS MÁS:

Este procedimiento os puede servir para “tunear” alguna mascarilla comercial que no sea completamente para vuestro tipo de piel.  Añadir una gota de aceite de árbol de té o un par de gotas de aceite de oliva a una parte nos puede ayudar a rescatar una muestra olvidada…

Si habéis utilizado arcilla blanca y os sobra mascarilla de árbol de té, se le puede dar uso como dentífrico.

No se recomienda el uso de aceites esenciales  a niños menores de unos 3 años, ni a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Esta entrada tiene una función meramente informativa. Hay muchas situaciones en las que será necesario consultar con profesionales de la salud, o también en el caso de la más mínima duda.

 

Animaos a hacerlo y no os arrepentiréis. ¿Utilizáis estas mascarillas de caseras de arcilla? ¿Utilizáis ingredientes extra?

¡Qué disfrutéis más que ayer y más que antesdeayer!