Rutina de noche de una DIYer (1ª parte)

rutina

Buenos díastardesnoches:

Uno de los objetivos implícitos de toda DIYer es ir sustituyendo todo producto adquirido por una opción hecha en casa: esto puede llevar varias reencarnaciones, pero el viaje es muy muy entretenido….si no, no estaríamos aquí.

Los frentes más fáciles de cubrir son aquellos que corresponden a la rutina nocturna de limpieza del rostro . Aquí os presento los productos que me acompañan en estas noches de otoño:

rutina11.Limpiadora facial a base de arcilla rhassoul: Cualquier mascarilla de arcilla puede ser utilizada como limpiadora facial si no tenemos mucho tiempo, así aprovechamos el producto antes de que se nos eche a perder.

Si tenéis arcilla en polvo, os recomiendo que la mezcléis con agua o una infusión fría para formar la pasta  y añadáis un par de gotas de aceite de árbol de té. Guardadlo en un frasco y así tendréis una mascarilla ya preparada y evitareis la pereza. En cada momento podréis añadir ingredientes extra 😉

2. Desmaquillante bifásico de aceite de oliva y ricino: un clásico del DIY

  • 250 ml de agua de rosas o destilada…. (Esta vez he utilizado como ingrediente acuoso un desmaquillante comercial de muy poca eficacia, más que nada por aprovecharlo) 
  • 250 ml de aceite de oliva con 1 ml de aceite de ricino

 

3.Tónico de aceite esencial de de incienso: un tónico eficaz que equilibra la piel y ayuda a que se vea limpia y luminosa. Sobre todo si ya tienes la piel madura.  rutina2

  • 200 ml de agua destilada
  • 100 ml de agua de hammamelis  (si no se tiene, sustituir por agua de rosas o agua destilada)
  • 100 ml de vinagre de manzana
  • 10 -12  gotas de aceite esencial de incienso

 

 

Recordad que siempre es necesario hacer una pequeña prueba antes de utilizar una preparación y en el caso de la más mínima duda, consultar con profesionales, sobre todo en situaciones  de embarazo o de niños menores de tres años, casos en los cuales el uso de aceites esenciales en principio no está recomendado.

Aún me quedan un par de productos que contaros, pero eso será en la segunda parte ;), no sea que alguno/-a se vaya a quedar dormido con la rutina a medio hacer XD

¿Y vosotros ?¿tenéis alguna receta casera nocturna sin la cuál no podáis pasar?

 

¡Que descanséis y tengáis una buena semana! , con rutina, pero no más de la necesaria 😉

 

 

 

Mascarilla facial dual

Buenos díastardesnoches:
¡Que levanten la mano aquellos cuya piel del rostro y cuello sea igual en todas las zonas !…  a vosotros esta entrada quizás no os resulte de utilidad 😉
Para todos los demás, entre los que me incluyo -piel mixta en “zona T”, deshidratada en cuello y contorno de ojos, seca y acnéica en el resto del rostro: menudo tutti-frutti…- va dedicada esta elaboración de mascarilla facial polivalente: puede parecer farragoso en un principio, pero  sólo hay que usar algún cacharro de más y finalmente resulta práctico.

INGREDIENTES:

ingredientes 2

  • Aproximadamente 3 cucharadas soperas de arcilla blanca (podéis usar verde, yo prefiero la blanca)
  • Infusión fría de manzanilla (he utilizado caléndula esta vez)
  • 2 gotas de aceite esencial de árbol de té.
  • 2 gotas de aceite esencial de incienso (es un aceite regenerante, muy útil para la piel apagada)
  • Aproximadamente 4 gotas de aceite de semillas de uva (podéis poner un aceite de oliva de calidad en su lugar)

PROCEDIMIENTO:

1.Separar la arcilla en dos recipientes de cristal/cerámica a razón de 1 arcillacucharada en uno y 2 cucharadas en otro. Recordad que las arcillas nunca se trabajan con utensilios de metal. Como veis, he utilizado una botellita de agua cortada a modo de embudo.

2.Añadir poco a poco la infusión hasta que se forme una pasta.

 

3. En el vaso que contiene 1 cucharada de arcilla, añadir el aceite esencial de árbol del té, mezclar bien. Obtendremos una mascarilla para piel grasa-mixta..

proceso4.En el vaso que contiene 2 cucharadas de arcilla, añadir el aceite esencial de incienso y el aceite de semillas de uva, mezclar bien. Obtendremos una mascarilla para piel normal-madura.    (He utilizado cucharas de medición diferentes para distinguir las mascarillas… ¡no sea que las vaya a aplicar al revés! :D)

5. Con unas espátulas o con brochas , aplicamos con cuidado la mascarilla de árbol de té en nariz, frente y barbilla y la mascarilla de aceites de incienso y semillas de uva en el resto del rostro y cuello. Evitaremos en todo caso aplicar mascarilla en el contorno de los ojos. Si tenéis la piel sensible, haced una prueba en una pequeña zona.

6. Retirar suavemente al cabo de unos 20 minutos con agua (o infusión tibia)

 

ALGUNAS COSILLAS MÁS:

Este procedimiento os puede servir para “tunear” alguna mascarilla comercial que no sea completamente para vuestro tipo de piel.  Añadir una gota de aceite de árbol de té o un par de gotas de aceite de oliva a una parte nos puede ayudar a rescatar una muestra olvidada…

Si habéis utilizado arcilla blanca y os sobra mascarilla de árbol de té, se le puede dar uso como dentífrico.

No se recomienda el uso de aceites esenciales  a niños menores de unos 3 años, ni a mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Esta entrada tiene una función meramente informativa. Hay muchas situaciones en las que será necesario consultar con profesionales de la salud, o también en el caso de la más mínima duda.

 

Animaos a hacerlo y no os arrepentiréis. ¿Utilizáis estas mascarillas de caseras de arcilla? ¿Utilizáis ingredientes extra?

¡Qué disfrutéis más que ayer y más que antesdeayer!