Botiquín de emergencia para la vuelta a la rutina

Buenos díastardesnoches:

Cuando a un fenómeno se le asigna el nombre de síndrome, parece ser que es algo generalizado : el Síndrome Postvacacional se ha hecho un hueco en las almas de los currantes y no currantes también, quienes tras pasar unos días en los que no había un mañana, se enfrentan a los días en los que “todo tiene que estar antes de mañana”

El cuerpo y el espíritu se rebelan y no quieren más que descanso y facilidades.

No estamos solos en la lucha 😉 .Hay una serie de remedios para salir al paso de los síntomas comunes, aquí os dejo algunos de ellos, espero que os sirvan :)

  • Para el insomnio y el mal humor derivado de los cambios de horarios y actividad : BRUMA  DE LAVANDA Y CEDRO: en un frasco atomizador pondremos:

40ml de agua destilada o filtrada

24 gotas de aceite esencial de lavanda

11 gotas de aceite esencial de cedro

1 gota de aceite de girasol

 

  • Para los dolores musculares  originados por las malas posturas al dormir o el esfuerzo físico inusual tras el descanso. : ACEITE MACERADO DE ROMERO (versión rápida)

100 ml. de aceite de almendras dulces

75 grs. de romero (la planta seca)

1.Calentamos la planta en el aceite al baño María hasta que humee, no dejarlo hervir (recomendable que no pase de los 40 grados) .

2.Retirar del fuego y tapar, dejar reposar hasta que llegue a la temperatura ambiente, cuanto más tiempo podamos dejarlo, mejor

3.Pasado ese tiempo,  colar y verter en un recipiente (frasco de cristal, botella de plástico…)

4. Puede utilizarse para masajear los músculos doloridos, activar la circulación de las piernas. También es posible añadir unas gotas a nuestras cremas corporales habituales para enriquecerlas.

 

  • Para los dolores de cabeza por falta de sueño o estrés o para la falta de concentración: ACEITE DE RELAJACIÓN Y CENTRAMIENTO para aplicar sobre las sienes: si encontramos un envase roll-on para guardarlo mejor que mejor. ¡ Me declaro adicta a este remedio :) !

10 ml de aceite de jojoba

20 gotas de aceite esencial de romero

35 de aceite esencial de eucalipto.

 

Si tenéis la piel sensible siempre hay que hacer una prueba en una zona pequeña de la piel. Los aceites esenciales (que se encuentran con facilidad en herboristerías) no están en principio recomendados para niños menores de tres años o mujeres embarazadas. En caso de la más mínima duda, consultar con los profesionales de la salud.

Estas son algunas soluciones sencillas para problemas habituales. ¿Conocíais alguna? ¿Las habéis puesto en practica en alguna ocasión?

¡Que tengáis una feliz vuelta a la rutina!